OLLA LE CREUSET HIERRO FUNDIDO ESMALTADO OVALADA 35 CM 8.9 L - ROJO

Marca LE CREUSET
S/ 2,299.00 - 25%
S/ 1,719.00
Recógelo gratis en tienda
Calcular envío en otra dirección

Características destacadas

Características destacadas

  • Marca LE CREUSET
  • Modelo HIERRO FUNDIDO CACEROLA OVAL
  • Material HIERRO FUNDIDO ESMALTADO
  • Tamaño: 35 CMS - 8.9 L
  • La olla ovalada es ideal para preparar pollo, cordero, ternera, cerdo, pavo, rosbif, solomillo, cochinillo, costillas, etc. tanto en la cocina como en el horno. Incluso es perfecta para hornear tartas y pasteles. arroces, carnes, pescados, legumbres, verduras, estofados, guisos, cremas, salsas, sopas, confituras, etc. Por ser un excelente conductor del calor, el hierro colado es uno de los mejores materiales para cocinar
  • El resultado es que la comida no se quema ni se queda cruda en el centro. Además, la distribución del calor uniforme por toda la olla, hace que los alimentos no pierdan su jugo durante la cocción, conservando así todos sus nutrientes y vitaminas. 
  • Superficie interior y exterior esmaltada. No absorbe la humedad, el sabor ni el olor de los alimentos. Es apta para todas las fuentes de calor, incluidas las placas de inducción y vitrocerámica.
  • MADE IN FRANCE
  • Solo se Emite Boleta de Venta
Ver menos
Ver más

Detalle de producto

Detalle de producto

SKU
LE348HL09GLVILPE
Modelo
HIERRO FUNDIDO ESMALTADO OVALADA
País de Origen
France
Color
Rojo
Material
HIERRO FUNDIDO
Garantía del producto
Dentro de los primeros 10 dias de recibido el producto sin ningun signo de haber sido usado, el producto tiene que estar con todos sus empaques originales tal cual fue enviado, caja y manuales intactos. Una vez que pase proceso de evaluacion de recepcion de producto se aceptara la devolucion.
Condición del producto
Nuevo
Qué hay en la caja
01 OLLA HIERRO FUNDIDO

Descripción

Muchos de los entusiastas de la cocina así como también los chef profesionales hablan de Le Creuset con pasión y sobre todo, con recuerdos porque la historia de Le Creuset viene ligada con el saber culinario desde hace varias generaciones.

La marca francesa ha sabido crear y comercializar un catálogo de productos que ha perdurado en el tiempo, siguiendo la consigna de cocina tradicional y saludable y que en la memoria de muchas personas se asocia al concepto de calidad y comida casera en familia. Este ADN que quedó grabado en muchos hogares ha sabido coexistir en los tiempos actuales, evolucionando de forma permanente pero sin perder la identidad.

Los productos Le Creuset son utensilios fabricados para durar, que podremos heredar y transmitir de padres a hijos, de ahí su magia: son productos que quedan y se instalan en familia como una parte importante de su identidad gastronómica.

Cuando mencionamos la capacidad de herencia de los productos Le Creuset, tenemos a un protagonista que supo hacer que todo esto sea posible: el hierro fundido. Se utiliza desde la época de los romanos para elaborar utensilios de cocina. Ha sabido perpetuar sus capacidades hasta el día de hoy, que se sigue trabajando prácticamente de forma inalterable. Cuando hablamos de baterías o utensilios de cocina, el hierro colado siempre se encuentra entre las mejores posibilidades. Factores como la absorción y retención del calor, sumado a su extrema durabilidad lo convierten en un clásico de todas las cocinas.

A diferencia de otros procesos de fabricación, la historia de Le Creuset pasa por conservar el carácter artesanal en todos sus productos de hierro fundido. Utilizando moldes de arena para cada pieza, se incorpora el metal en estado líquido para darle forma y se solidifique. Como los grandes artesanos del metal de tiempos remotos, el proceso a transcurrido prácticamente inalterable al paso del tiempo. La historia de Le Creuset pasa por lograr un acabado espectacular utilizando los mejores materiales y manteniendo el toque artesanal.

De hecho, aunque cueste creerlo cuando nos referimos a una multinacional de esta envergadura todos los productos de Le Creuset son unos diferentes a otros. No hay dos iguales. La historia de Le Creuset desde su fundación en el año 1925, nos habla de una constante evolución e investigación de productos manteniendo las bases de toda la vida en su fabricación.

El proceso de fabricación de las famosas cocottes, hacen que forme parte de un pilar sin parangón en la hisotoria de Le Creuset. Es un proceso por naturaleza fasinante. En la época en la que vivimos, donde todos los procesos de fabricación en gran escala se encuentran automatizados por robots, la historia de Le Creuset nos desvía la atención de los procesos industriales hacia una industria de personas más que de máquinas

Para poder producir las ollas y cacerolas dos moldes de arena deben ser construídos para cada unidad. Un molde se encarga del interior de la pieza y el otro del exterior dejando un pequeño grosor entre ambos por donde se deslizará el metal en estado líquido. Una vez el metal está frío estos moldes se rompen para dejar la pieza de hierro fundido con la forma predefinida. Esta arena, se recicla y se vuelve a utilizar un gran número de veces, lo cual transfiere al objeto de una identidad única.

Una vez realizada la pieza central, ésta pasara al proceso de pulido y esmaltado bajo la estrica supervisión de los operarios quienes de forma manual, harán un test de calidad del producto y si es positivo, pasará a formar parte del pulido y esmaltado. Se trata de conseguir una superficie suave y uniforme sobre toda la pieza. Limpiarla de cualquier impuresa y prepararla para la fase final, que consite en el esmaltado de color.

Una vez vertido y solidificado el metal a altas temperaturas, este molde de arena se rompe, dejando la forma de la coccote confeccionada y lista para el procceso manual de pulido y esmaltado. En una primera instancia un operario pule suavemente las superficies interior y exterior dejándola libre de cualquier impureza y logrando una superficie uniforme, lista para ser vitrificada.

La historia de Le Creuset dice que cada pieza de hierro fundido debe recibir dos capas de esmalte. La primer capa es la interior, realizada a una temperatura de 840ºC y es transparente. Su finalidad es la de iniciar el proceso de esmaltado volviéndose uniforme en contacto directo con el hierro fundido. La segunda capa, de color, se aplica tanto por el interior como por el exterior inyectando aire seco produciendo una vitrificación extremadamente durable, higiénica y resistente a los golpes

Ver menos

Reseñas del producto

Este producto aún no tiene reseñas. ¡Sé el primero en compartirnos tu opinión!

Inicia sesión para escribir tu reseña Inicia sesión para escribir tu reseña